Salud

¿Tomas Coca-Cola o Pepsi todos los días?… tienes que leer esto

¿Tomas Coca-Cola o Pepsi todos los días?... así es como afecta a tu cuerpo y bienestar
¿Tomas Coca-Cola o Pepsi todos los días?… así es como afecta a tu cuerpo y bienestar

Sabemos que disfrutar de un vaso de refresco de cola , como la Coca-Cola o Pepsi, durante la comida puede ser bastante delicioso, este tipo de sodas son bastante populares y han dominado el mercado las últimas décadas, sin embargo, poco se habla de los efectos negativos que este tipo de bebidas puede tener en tu cuerpo sobre todo si se consumen de forma diaria.

Hoy México es el primer consumidor de refrescos en el mundo. Las llamadas gaseosas se popularizaron primero en Estados Unidos en el siglo XIX y luego extendieron sus burbujas hasta este país, donde se acostumbraban las aguas frescas, y se asentaron en el gusto de las personas en las primeras décadas del siglo XX.

Los refrescos en México comenzaron a venderse en fuentes de sodas, droguerías y boticas; luego en las calles y hoy se pueden encontrar en todas partes, a veces con más frecuencia que el agua simple.

Sin embargo, su contenido constantemente está en las advertencias de las instancias de salud, es una de las bebidas azucaradas cuyo exceso no es aconsejable, en especial si lo tomas todos los días.

Por eso esta vez te contaremos más de lo qué le puede pasar a tu cuerpo si tomas refresco de cola todos los días.

¿QUÉ PASA SI BEBO REFRESCO DE COLA TODOS LOS DÍAS?

Beber refresco de cola todos los días puede tener varios efectos negativos para la salud a largo plazo. Aquí hay algunas cosas que podrían suceder:

Aumento de peso: Los refrescos de cola suelen ser altos en calorías y azúcares añadidos. El consumo regular de estos productos puede contribuir al aumento de peso y al desarrollo de obesidad si no se compensa con actividad física adecuada y una dieta equilibrada.

Problemas dentales: El alto contenido de azúcar y la acidez de los refrescos de cola pueden dañar el esmalte dental, lo que aumenta el riesgo de caries, erosión dental y sensibilidad dental.

Mayor riesgo de enfermedades crónicas: El consumo excesivo de azúcar puede aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas como diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas y resistencia a la insulina.

Deshidratación: Aunque los refrescos de cola contienen líquido, también contienen cafeína, que es un diurético suave. El consumo excesivo de cafeína puede contribuir a la deshidratación si no se compensa con suficiente agua.

TE RECOMENDAMOS: 👉  ¿Buscas mejorar tu salud pulmonar? El jugo de betabel y zanahoria es la respuesta

Impacto en la salud ósea: Algunos estudios han sugerido que el consumo excesivo de refrescos de cola, especialmente aquellos que contienen cafeína, podría estar asociado con una disminución en la densidad mineral ósea, lo que aumenta el riesgo de osteoporosis y fracturas óseas.

Adicción a la cafeína: Los refrescos de cola contienen cafeína, que es una sustancia adictiva. El consumo diario puede llevar a la dependencia de la cafeína, lo que puede causar síntomas de abstinencia si se intenta reducir o eliminar su consumo.

En resumen, el consumo diario de refrescos de cola puede contribuir a una serie de problemas de salud a largo plazo. Es importante moderar su consumo y optar por alternativas más saludables como agua, infusiones de hierbas o bebidas con menos azúcar y aditivos.

¿QUÉ CONTIENE EL REFRESCO DE COLA?

Para poder entender que tan dañino puede llegar a ser el refresco de cola en el cuerpo, primero debemos saber cuales son los componentes que pueden llegar a ocasionar problemas de salud. Los refrescos de cola pueden variar mucho en composición de acuerdo a las marcas pero entre los componentes más comunes encontramos el azúcar, la cafeína o el ácido fosfórico.

Exceso de azúcar

Una de las principales problemáticas que puede traer el consumo de refrescos de cola y sodas en general es el exceso de azúcar, a menudo estas bebidas contienen mucha más azúcar de la cantidad recomendada de forma diaria y al beberla podemos caer fácilmente en el exceso de este nutriente, lo que puede llevar a problemas relacionados con el peso o enfermedades como la diabetes.

Cafeína y ácido

Del mismo modo, al contener cafeína podemos sufrir de ciertos efectos secundarios al consumir una cantidad alta de este componente, por ejemplo insomnio, dolores de cabeza, inquietud e incluso ritmo cardiaco acelerado, entre otros. Por otro lado, el ácido fosfórico de estas bebidas puede ocasionar problemas al desgastar el esmalte de tus dientes, dañar tus riñones y debilitar tus huesos.

Consumo responsable

Cabe mencionar que el refresco de cola no es malo por si solo, es decir, no por tomarlo vas a sufrir de estos problemas automáticamente, todas las complicaciones mencionadas pueden llegar a presentarse si se consume estas bebidas de forma prolongada y diariamente, así que la clave esta en el consumo responsable, la alimentación balanceada y evitar el exceso de sustancias problemáticas para el organismo.

TE RECOMENDAMOS: 👉  Berro: un superalimento para la salud de las personas con diabetes

CÓMO EVITAR CONSUMIR REFRESCO DE COLA TODOS LOS DÍAS

Evitar consumir refresco de cola todos los días puede ser un desafío, especialmente si estás acostumbrado a hacerlo. Aquí hay algunas estrategias para ayudarte a reducir o eliminar tu consumo diario de refrescos de cola:

Establece metas claras: Define un objetivo específico, como reducir gradualmente la cantidad de refresco de cola que consumes o eliminarlo por completo de tu dieta.

Reemplaza gradualmente: Sustituye el refresco de cola por opciones más saludables como agua, agua con gas, té sin azúcar, café negro o jugos naturales sin azúcar añadido. Comienza reemplazando una o dos porciones de refresco de cola al día con estas alternativas y aumenta gradualmente la cantidad de opciones saludables en tu dieta.

No compres refrescos de cola: Si no tienes refresco de cola en casa, será más fácil resistir la tentación de consumirlo. Haz una lista de compras antes de ir al supermercado y evita colocar refrescos de cola en tu carrito de compras.

Limita la exposición: Evita situaciones o lugares donde estés expuesto constantemente al refresco de cola, como máquinas expendedoras, tiendas de conveniencia o restaurantes que sirven refrescos ilimitados. Opta por lugares que ofrezcan opciones de bebidas más saludables.

Identifica los desencadenantes: Presta atención a los momentos o situaciones en los que tiendes a beber refresco de cola, como cuando estás estresado, aburrido o socializando. Busca alternativas saludables para manejar estas situaciones, como hacer ejercicio, practicar técnicas de relajación o disfrutar de actividades recreativas.

Busca apoyo: Comparte tus objetivos con amigos, familiares o compañeros de trabajo que puedan apoyarte en tu esfuerzo por reducir o eliminar el consumo de refrescos de cola. Busca el respaldo de personas que compartan tus metas de vida saludable.

Sé paciente y compasivo contigo mismo: Cambiar hábitos alimenticios puede llevar tiempo y esfuerzo. Reconoce tus logros, incluso si son pequeños, y sé amable contigo mismo si tienes retrocesos ocasionales. Lo importante es seguir adelante y mantener el enfoque en tus objetivos de salud a largo plazo.

También le puede gustar...