Salud

La hinchazón en las piernas podría ser señal de estas enfermedades graves

La hinchazón en las piernas podría ser señal de estas enfermedades graves
Foto: Freepik

Algunos cambios repentinos en el cuerpo no deben pasarse por alto, ya que a menudo indican problemas de salud graves, especialmente en adultos mayores.

La hinchazón de piernas en adultos mayores es relativamente común. Aunque en la mayoría de los casos no es grave, siempre debe ser evaluada por un médico para descartar problemas en el hígado, riñón, corazón y otros órganos.

Cuando se hincha una sola pierna o aparecen otros síntomas, como falta de aire, distensión abdominal o presión arterial alta, las causas potencialmente graves del edema (acumulación de líquidos) pueden incluir coágulos sanguíneos en la pierna y problemas con el sistema linfático, así como enfermedad del hígado o de los riñones, problemas de la tiroides, apnea del sueño, malnutrición e insuficiencia cardíaca, advirtió Robert McBane, especialista en Medicina Vascular de Mayo Clinic.

TE RECOMENDAMOS: 👉  Descubre por qué comer melón en ayunas es beneficioso

La hinchazón de las piernas causada por la retención de líquidos en los tejidos de las extremidades inferiores se conoce como edema periférico. McBane explicó que esto ocurre cuando algo altera el equilibrio de líquidos en el cuerpo, provocando una fuga de líquido hacia los vasos sanguíneos más pequeños y su acumulación en los tejidos circundantes.

Además de la hinchazón, a veces se puede observar que la piel está estirada o brillosa, o que la piel permanece hundida después de presionarla durante unos segundos.

Este tipo de acumulación de líquido en ambas piernas, incluyendo los pies, tobillos, pantorrillas y muslos, sin otros síntomas, puede deberse a diversas causas. A veces, ocurre después de haber consumido una cantidad de sal mayor de lo normal, tener sobrepeso, permanecer sentado o de pie durante períodos prolongados o usar medias apretadas.

TE RECOMENDAMOS: 👉  Descubre por qué comer melón en ayunas es beneficioso

También puede ser un efecto secundario de ciertos medicamentos, como los antagonistas del calcio, corticosteroides y antiinflamatorios no esteroides.

Cuando no hay signos de alarma, el problema puede resolverse perdiendo peso, haciendo ejercicio como la natación, elevando las piernas durante una o dos horas diarias, minimizando la ingesta de sal, usando medias de compresión para evitar la retención de líquidos y ajustando las dosis de medicamentos que pudieran estar causando el edema.

También le puede gustar...