México

¿En qué zona de México podría surgir un nuevo volcán? Esto dice la UNAM

¿En qué zona de México podría surgir un nuevo volcán? Esto dice la UNAM
Foto: Pexels/Lillyfee_photography Linda Ohde

Desde hace 25 años, los expertos han detectado señales de actividad volcánica en una zona entre dos volcanes en México, lo que sugiere la posibilidad de que un nuevo volcán emerja en el futuro. Mientras tanto, los institutos de Geofísica e Ingeniería de la UNAM mantienen un monitoreo permanente de la situación.

Posible ubicación de un nuevo volcán, según la investigación de la UNAM

Investigadores del Instituto de Geofísica (IGEF), el Instituto de Ingeniería y la sede de la UNAM en Morelia han llevado a cabo un estudio reciente que sugiere que el área cercana al volcán poligenético Tancítaro, en Michoacán, es un lugar probable para el surgimiento de un nuevo volcán monogenético.

TE RECOMENDAMOS: ¿Cuáles son los estados con mayor índice de robo de autos?

El estudio, publicado en el Bulletin of Volcanology, revela que Michoacán y Guanajuato albergan más de mil 200 volcanes monogenéticos, siendo el Paricutín el último en haber emergido. Durante el período de 2020 a 2021, se registraron más de 100 mil sismos entre los volcanes Tancítaro y Paricutín, lo que ha llevado a los expertos de la UNAM a monitorear regularmente estos enjambres sísmicos para comprender sus causas.

Continuo seguimiento de la actividad volcánica

El Tancítaro, actualmente inactivo, es uno de los volcanes con mayor densidad de volcanes monogenéticos en la región. El último evento eruptivo del Tancítaro ocurrió hace 240 mil años, mientras que el Paricutín, otro volcán inactivo en la zona, tuvo su última erupción de 1943 a 1952.

TE RECOMENDAMOS: Michoacán: Un hombre muere al manipular un dron cargado de explosivos

Denis Legrand, investigador del Departamento de Vulcanología del IGEF, ha indicado que desde hace 25 años, el magma ha estado intentando ascender en esta área, generando enjambres de sismos profundos, a entre 8 y 15 km de profundidad. Por lo tanto, es vital continuar monitoreando la actividad sísmica, ya que cambios en la profundidad de los sismos podrían indicar un posible ascenso del magma.

Avances en el monitoreo volcánico

En respuesta a estos hallazgos, se ha implementado un monitoreo más exhaustivo de la zona. En diciembre de 2019, se instaló una estación sismológica en los lugares donde se detectaron movimientos sísmicos en el pasado. Posteriormente, se registró un enjambre sísmico en 2020 que duró más de dos meses. Recientemente, se ha instalado una estación permanente al sur del volcán Tancítaro, que monitorea de forma continua la actividad sísmica en la zona, gracias al apoyo de la Coordinación de la Investigación Científica de la UNAM.

Con información de TV Azteca

También le puede gustar...